fbpx

Una boda al fin y al cabo es una fiesta; un día en el que compartimos nuestra felicidad con todas las personas que más queremos.

Por ello los momentos divertidos nunca faltan y para mí desde luego son fundamentales.

Me encanta “montar” fotografías con vuestros amigos, pasar un buen rato para conseguir un gran click.

Busco sacaros una sonrisa cuando veáis vuestras fotografías, así que,

¡Que empiece la fiesta!